viernes, agosto 18, 2006

MAIKO-SAN


Maiko-san en Gion, Kyoto.

Para ver a las maiko-san y a las geisha-san lo mejor es pasear por Gion horas antes de la de la cena (que en Japón es las seis de la tarde). Esta foto la hice sobre las cuatro.

Las geishas usan abanicos y fijan su peinado con unos tocados que podríamos llamar peinetas. El diseño del abanico español es casi idéntico al japonés, pero el japonés tiene las varillas más estrechas y no llega a abrirse los 180 grados. En Japón su uso está muy extendido entre gente de todas las edades y de ambos sexos, los abanicos más comunes tienen las varillas de madera pero en vez de tela están hechos con papel. Escribo este post abanicándome con mi abanico, estamos a 37 grados. Leo en la wikipedia que lo trajeron a Europa los portugueses. Sobre la historia de la peineta no he encontrado nada en la red, estoy muy intrigado, cualquier pista será recompensada enormemente agradecida.

Sevilla y Oriente tan lejos y tan cerca cuando la complaciente y sumisa geisha y la Carmen -nuestra versión del mito de mujer fatal- usan los mismos complementos en un extraño pulso que ha ganado el cine. Aún no he visto, y lo estoy deseando, por un lado la Carmen de Paz Vega, y por otro Memorias de una geisha. Intenté leerme el libro pero el personaje protagonista me cayó mal, y eso es un gran problema tratándose de una biografía, así que lo cerré con el ánimo de ver la película, pero en Japón no ha tenido mucho éxito y no la encuentro en mis videoclubes habituales. Posiblemente no haya sentado bien que los americanos escogieran a actrices chinas para hacer de geishas.

Otro complemento que vino de Asia es el mantón de Manila, tan andaluz y tan castizo y sin embargo de Manila, o mejor dicho, de China, porque desde Cantón llegaba a Sevilla vía Méjico, vía Manila. Ya entonces los chinos sustituyeron en los estampados crisantemos por rosas al gusto europeo, el dragón no había despertado pero ya estaba desperezándose. Tengo entendido que cuando las cigarreras sevillanas vieron a las grandes señoronas con los mantones de Manila empezaron a coser los suyos con la seda que envolvía los paquetes de tabaco.

4 Comments:

Anonymous christian said...

¿¿Cenáis a las seis en Japón??
¿Tú también?
¡Qué vueltas da la vida!

agosto 19, 2006 6:38 a. m.  
Blogger Fanmakimaki said...

Pues a mi el libro me encantó, la verdad. La peli creo que es un castaña y es un error utilizar actrices chinas. Sobre todo teniendo en cuenta lso probelmas que hay entre china y japón ultimamente por las invasiones del pasado y demás. Mis clientes chinos me lo dicen así. Hay una suerte de fascinación odio por japón desde la juventud china.

septiembre 08, 2006 12:45 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ilove pascuuuu

febrero 23, 2007 5:35 p. m.  
Anonymous Megan said...

Hola! A mi me a gustado un montón la pelicula MEMORIAS DE UNA GEISHA. La verdad esque tienes razón Fanmakimaki ha sido un error utilizar actrices chinas! Al principió creía que eran actrices japonesas pero me pegue un disgusto... A mi también me gusto más el libro, ya que especifica más, da más detalles... Me tragué la peli y leí el libro. Creo que hicieron un buen trabajo!
Saludos!!

agosto 22, 2007 6:08 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home