viernes, junio 02, 2006

PARRICIDIO


Foto de la puerta de un garito mugriento, cerca de Akihabara.

La otra noticia era ésta, un chico de 22 años ha matado a sus padres y luego se ha suicidado.

La cosa funciona así: a los japoneses desde pequeños se les somete a un sobreesfuerzo inhumano para poder entrar a una buena universidad. El futuro laboral, el salrio, el prestigio social, tu dosis de felicidad depende del sello de la universidad que aparezca en tu título. Al salir de clase van a academias, incluso hay academias especiales para ir durante las vacaciones escolares; antes del exámen de ingreso a la universidad se llevan el saco de dormir a clase y estudian intensivamente durante semanas. Muy poca gente se baja del carro.

El chico de la noticia no había sacado la nota suficiente para una buena universidad la primera vez que se presentó al exámen, y al año siguiente tampoco; éste era su tercer curso preparando ese exámen. Un día la olla a presión explota. A otros muchos les da por hacerse hikikomoris. No ha habido una generacón beatnik, ni hippies, a pocos se les ocurre coger la maleta y pirarse a otra ciudad, airearse un poco. Con la cantidad de cosas divertidas que se pueden hacer con 22 años antes que matar a sus padres y suicidarse: convertirse en artista callejero, recorrer el país en autostop, prostituirse, drogarse, cualquier cosa, incluso ser camarero del garito de la foto, hacerse diseñador gráfico o palero.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

yo ya habia visto un documental en odisea sobre los hikikomoris y la vida de un estudiante japones la verdad que quede flipando con lo que vi chavales durmiendo con los sacos de dormir encima de las aulas para namas levantarse a estudiar. Y peña que vivian encerrados en la habitacion que incluso la madre y el padre no podian entrar en ella la comida se la dejaban al lado de la puerta y no podian estar presentes cuando el cogiera la bandeja la verdad flipe.

junio 13, 2006 7:48 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home